Nuestra vida depende en gran medida de los recursos naturales. Todo lo que tenemos a nuestro alrededor está hecho de materiales que, de una forma o de otra, han sido extraídos de la naturaleza.

Así, la conservación de los recursos naturales, o también enfocada como la conservación ambiental, es una labor imprescindible para avanzar hacia una economía más sostenible que tenga en cuenta la disponibilidad de los mismos, también para las generaciones futuras.